• Participan en el Diplomado Aprendizaje Basado en Problemas (ABP), el cual propiciará la colaboración entre profesores que imparten experiencias educativas a ingeniería

Académicos de la Unidad de Ingeniería, participan en la primera fase del Diplomado en Aprendizaje Basado en Problemas

Claudia Peralta Vázquez

Xalapa, Ver., 17/07/2017.- Profesores del Área Académica Técnica de la Universidad Veracruzana (UV) enriquecen su práctica docente a través del Diplomado Aprendizaje Basado en Problemas (ABP), para la enseñanza de matemáticas en la formación de ingenieros.

Este ejercicio académico se desarrolla en Xalapa del 3 al 7 de julio, ya se impartió en las regiones de Coatzacoalcos-Minatitlán, Poza Rica-Tuxpan y Veracruz-Boca del Río, y en Orizaba-Córdoba tendrá lugar durante la segunda semana de agosto, detalló Rafael Rufino Díaz Sobac, director general del Área Académica Técnica de esta casa de estudio.

El diplomado está enfocado a mejorar la práctica docente, fomentar la actualización y formar comunidades de colaboración entre profesores. En las sesiones se les orienta sobre cómo generar un problema que fomente el desarrollo de determinadas competencias en el estudiante, mediante la construcción de ejemplos prácticos de aplicación, detalló Díaz Sobac.

José Luis Rocha Fernández, catedrático de la Facultad de Ciencias Atmosféricas

La intención es contar con una red de profesores que compartan buenas prácticas de enseñanza, aprendizaje y evaluación de matemáticas para la formación de ingenieros. Además, el diplomado les permitirá desarrollar casos y plantear problemas que aplicarán en el aula y, posteriormente, analizar si mediante éstos se genera mayor interés en las clases, si se elevó el índice de aprendizaje o la participación de los estudiantes, explicó el funcionario.

José Luis Rocha Fernández, catedrático de la Facultad de Ciencias Atmosféricas, reconoció la iniciativa de la UV de brindar a los profesores herramientas necesarias para que los alumnos logren comprender el lenguaje de las matemáticas y la física.

Sin embargo, lamentó que exista un vacío muy importante en la enseñanza de las matemáticas en el nivel medio superior, situación que origina que los alumnos ingresen a la universidad con un mal bagaje y poca disciplina.

El académico, quien imparte las experiencias educativas (EE) Variable Compleja, Metodología de la Ciencia, Álgebra Lineal, Agrometeorología, entre otras, subrayó que la Reforma Educativa bien pudo resolver dicha problemática, pero no fue así.

“Esto es un ejemplo de que el sistema educativo mexicano se está relajando.”

Por tanto, reiteró el esfuerzo de la UV de ayudar a los catedráticos a realizar su labor y lograr que los estudiantes aprecien las matemáticas desde otro enfoque.

Por su parte, Bertha Rocío Hernández Suárez, catedrática de la Facultad de Ciencias Químicas, señaló que este diplomado es necesario para el conocimiento de estrategias de enseñanza-aprendizaje en beneficio tanto del docente como del alumno.

Bertha Rocío Hernández Suárez, docente de la Facultad de Ciencias Químicas

La profesora, quien imparte las EE Física, Laboratorio de Físico-Química y Química Inorgánica, dijo estar convencida de que se deben buscar las mejores herramientas para desarrollar de la mejor manera la práctica docente, pues es un proceso de mejora continua.

Asimismo, agradeció la oportunidad y experiencia enriquecedora que les brinda la Universidad, lo cual como catedráticos los hace asumir un compromiso mayor.

Consideró que es necesario replantear los métodos de enseñanza, donde el punto de partida es una autoevaluación de las fortalezas y debilidades, pero también es necesario aportar propuestas desde el trabajo individual y colaborativo del programa de estudios.

Entrevistado sobre la importancia del diplomado, José Gustavo Leyva Retureta, técnico académico de la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (FIME), manifestó que la actualización docente en cuestiones pedagógicas es importante pues como ingenieros no se les enseñan estrategias educativas, sino que éstas se adquieren paulatinamente.

“Este tipo de diplomados nos abre un panorama de cómo trabajar con los alumnos, realizar las planeaciones estratégicas para cada EE, porque cada una se puede impartir de diferente manera.”

Comentó que anteriormente ya había asistido a cursos sobre estrategias de uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), con el fin de generar actividades al interior del aula, dominio del grupo y expresión corporal frente al alumnado.

Opinó que este diplomado busca encaminarlos hacia el modelo de investigación basado en la resolución de problemas cotidianos que requieran de una investigación, metodología, comprobación y un criterio.

El académico al frente de las EE Mecánica de Fluidos, Sistema de Transporte de Fluidos y Termodinámica, aseveró que estos modelos educativos que tratan de ser implementados en la UV como el Proyecto Aula, el enfoque por competencias y ABP, pueden generar un impacto positivo siempre y cuando se les dé continuidad y se aporten los recursos necesarios para llevarlos a cabo.

José Gustavo Leyva Retureta, técnico académico de la FIME

“A largo plazo le veo futuro siempre y cuando se tenga cuidado en ser puntuales en los objetivos que se quieran alcanzar y no esperar que de la noche a la mañana se obtengan resultados positivos.”

En tanto, Nery Romero Gasperín y Zenaida Ávila Aguilar, instructoras del curso, coincidieron en que el Diplomado en ABP busca conformar una red de colaboración docente en la cual los profesores propongan problemas para sus EE.

Se espera que se compartan las buenas prácticas para hacer una innovación en la enseñanza, a partir de la implementación de otras estrategias para fomentar en los estudiantes ciertas competencias y contribuir a los atributos de los egresados, expresaron.

Añadieron que diversas investigaciones han sustentado que con la aplicación del ABP se desarrollan ciertas habilidades en el estudiante como el trabajo colaborativo, la argumentación y el pensamiento crítico.

Cuando el docente hace aportaciones con resolución de problemas, contribuye a que el alumno adquiera habilidades y atributos que requerirá una vez que egrese de la universidad.

Con esto se logrará que el alumno se motive y encuentre el gusto por las matemáticas y descubra por qué necesita de ellas.

“Queremos que el docente los guíe pero no los desanime, se les debe de dar un acompañamiento en todo ese proceso poniéndoles problemas contextualizados que tengan que ver con su programa educativo.”

Ambas instructoras pertenecen a la Coordinación de Aprendizaje Basado en Problemas, adscrito a la Dirección General de Desarrollo Académico e Innovación Educativa (DGDAIE).

Deje un comentario