El Día de Muertos es de las festividades de mayor disfrute y tradición para las familias mexicanas, por lo que usuarios de La Quinta de las Rosas se organizaron para decorar las instalaciones de esta casa de día con altares y catrinas, además de convivir con amigos y colaboradores del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

A este festejo asistió como invitada de honor la presidenta del organismo asistencial, Dulce María Ríos Guerrero, acompañada por sus hijos y su mamá, la señora Dulce Guerrero de Ríos, quien se unió a la celebración compartiendo bailes con las danzantes del grupo de folclor Huehuetzin.

Antes de iniciar el concurso de ofrendas que se organizó entre los asistentes a los talleres de La Quinta de las Rosas, la titular del DIF estatal recorrió las instalaciones para conocer las actividades que día a día realizan los adultos mayores, las cuales van desde acondicionamiento físico hasta programas artísticos y culturales.

Fue un festival de colores, aromas y sabores; en los pasillos había catrinas, papel picado de colores, incienso, pan de muerto, calaveras de azúcar y, sobre todo, alegría entre las personas de la tercera edad y las familias que los acompañaron.

 

Al dirigirse a los asistentes, Ríos Guerrero reconoció al personal de La Quinta de las Rosas, principalmente a las personas adultas mayores por su entusiasmo, ganas de seguir aprendiendo y de continuar activos; “son orgullo y un ejemplo, por ustedes esta estancia tiene fama y reconocimiento de la sociedad”.

 

Para amenizar el convivio se dio lectura a las tradicionales calaveritas, se presentó con un número musical el grupo de salsa Azúcar y se premió a las mejores ofrendas: el tercer lugar fue para el taller de Yoga, el segundo para Cachibol y el primer puesto lo obtuvo el grupo de Acondicionamiento Físico.

 

La gran fiesta finalizó cuando se levantaron los altares y se compartieron los alimentos entre los asistentes.