• Miguel Escalona Aguilar participó en el VII Foro Nacional para la Seguridad Alimentaria y Nutricional
  • El titular de CoSustenta instó a impulsar procesos locales-regionales de alimentación y consumo
Miguel Ángel Escalona Aguilar, titular de la Coordinación Universitaria para la Sustentabilidad

Miguel Ángel Escalona Aguilar, titular de la Coordinación Universitaria para la Sustentabilidad

Claudia Peralta Vázquez

Xalapa, Ver. 20/10/2016.- Miguel Ángel Escalona Aguilar, titular de la Coordinación Universitaria para la Sustentabilidad (CoSustenta) de la Universidad Veracruzana (UV), subrayó que los hábitos de consumo actuales, además de provocar afectaciones a la salud –como sobrepeso y obesidad–generan una gran cantidad de residuos que dañan el medio ambiente y contribuyen al calentamiento global.

Advirtió que los hábitos de consumo y modernización de las ciudades impactan en el entorno, por los residuos que se generan y por los espacios que se deforestan para ser habitados. De continuar así, las generaciones actuales y venideras se quedarán sin agua, tierra y alimentos.

“Entre todos debemos vernos como parte de un territorio e impulsar los procesos locales-regionales de alimentación y consumo como: la agricultura humana, mercados locales, favorecer a los pequeños productores y establecer alianzas por un bien común que es la alimentación.”

Si convertimos esto en políticas públicas haremos un cambio cualitativo y cuantitativo en nuestra seguridad alimentaria, afirmó. Por el contrario, favorecer modelos de importación y exportación de alimentos industrializados de baja calidad nutritiva, propicia un problema muy serio.

Escalona Aguilar resaltó lo anterior en el marco del Día Mundial de la Alimentación y del VII Foro Nacional para la Seguridad Alimentaria y Nutricional, efectuado los días 13 y 14 de octubre en la Unidad de Servicios Bibliotecarios y de Información (USBI) Xalapa, donde impartió la conferencia magistral “Todo cambia, ¿nosotros cambiamos? Reflexionando sobre la producción y el consumo de alimentos”.

Agregó que la pretensión es construir sociedades en las que lo individual y lo colectivo coexistan en complementariedad entre sí y en armonía con la naturaleza, donde la racionalidad económica se concilie con la ética y el sentido común.

De ahí que desde la UV se impulsen acciones para alcanzar la sustentabilidad al interior de las dependencias y entidades académicas.

También recalcó la importancia de resignificar nuestra cultura, consumir en mercados locales y recuperar la diversidad de olores, colores y sabores que caracterizan a la comida mexicana.

Dentro de su conferencia magistral, reveló algunos datos con relación al consumo de refresco, y dijo que cada mexicano consume 164 litros al año, lo cual significa que diariamente ingiere 300 mililitros al día.

Además, comentó que en 2012, un estudio realizado en Estados Unidos indicó que entre los años 2000 y 2006, con la aplicación del Tratado de Libre Comercio (TLC), el sobrepeso y obesidad en México se incrementó en un 12 por ciento, por el aumento en el consumo de alimentos procesados.

En México, el 19.5 por ciento de niños y 20.2 de niñas, entre los cinco y 11 años de edad, presentan sobrepeso y obesidad, lo que incrementa la posibilidad de diabetes juvenil.

En su ponencia, el Maestro y Doctor en Agroecología, Sociología y Desarrollo Social Sustentable por la Universidad de Córdoba, España, también se refirió a los productos que dañan el medio ambiente, como la producción de polietileno.

En este sentido, externó que la UV cuenta con un reglamento para la gestión de la sustentabilidad que establece la no generación de residuos ni desechables.

Ante la falta de una política para sistemas de purificación de agua públicos, esta casa de estudio fomenta su instalación y acceso desde las entidades académicas y dependencias.

Sin embargo, recomendó establecer alianzas entre las universidades que proponen alternativas, la ciudadanía y grupos organizados, empresas y gobierno, con el fin de diseñar sistemas de consumo de agua ciudadanos y se evite el uso de plásticos.

“En este momento no hay una alternativa o política sobre la gestión de estos residuos que evite la generación que tenemos”.

Dio a conocer que la ciudad de Xalapa genera un total de nueve millones de toneladas de residuos plásticos al día. Tan sólo entre 2007 y 2008, México generó 145 mil toneladas de unicel (poliestireno expandido) que tarda entre 500 y mil años en degradarse.

Asimismo, el país es el principal consumidor de agua embotellada en el planeta, con 234 litros al año por persona, por arriba de Estados Unidos, con 110, y España, con 119.

“Es un problema serio porque somos el país que más consume agua embotellada en el mundo y no existe articulación entre empresa, gobierno y ciudadanía.”

Además de su gestión en CoSustenta, Miguel Ángel Escalona Aguilar actualmente es profesor de tiempo completo en la Facultad de Ciencias Agrícolas de la UV. Ha impartido más de 60 cursos de actualización en instituciones de educación superior a nivel nacional e internacional, ha escrito más de 10 artículos científicos en publicaciones nacionales y es autor de tres libros.