La Procuraduría General de la República (PGR), a través de la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo (SCRPPA) en su Delegación Estatal Quintana Roo, inició carpeta de investigación contra quien resulte responsable por delito de impacto ambiental.

Dicha carpeta da inicio derivado de la recepción de denuncia por parte de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) en Quintana Roo, por los delitos de Quebrantamiento de Sellos y Contra la Gestión Ambiental, toda vez que en fecha 19 de octubre de 2016 se realizó el procedimiento de inspección con motivo de obras y actividades en la zona federal marítimo terrestre o playa o terrenos ganados al mar adyacente a un hotel, ubicado en el kilómetro 16.5 de la Zona Hotelera en Cancún, Quintana Roo.

En este lugar, fue colocada sin autorización o resolución en materia de impacto ambiental, una estructura de metal provista con una carpa, 75 mesas de metal circulares, cada una con diez sillas de metal, haciendo un total de 750 sillas, tres bares de licores, cuatro barras de comida, un escenario para espectáculos, con los que se realizan actividades de servicios turísticos y recreativos con fines de lucro.

En esta zona de la playa, es un hábitat de anidación de tortugas marinas cuyas especies se encuentran enlistadas en diversas Normas Oficiales Mexicanas en las categorías de riesgo, amenazadas y en peligro de desaparecer si siguen operando los factores que inciden negativamente en su viabilidad, al ocasionar deterioro o modificación de su hábitat o disminuir directamente el tamaño de sus poblaciones.

Por este motivo, se procedió a la clausura total temporal del evento, colocando sellos de clausura en los extremos del toldo, indicándole al encargado del evento que no podían seguir con el mismo, exhortándolo a suspenderlo y retirara a la gente que se encontraba en él, siendo aproximadamente 800 personas, haciendo caso omiso a dicha indicación.

Por tal motivo y al encontrarse ante la comisión de un delito flagrante, se realizó la detención del gerente de operaciones del denominado hotel, mismo que fue puesto a disposición del Ministerio Público de la Federación y por ser un delito que no merece prisión preventiva oficiosa, dispuso de la libertad del imputado y previno a fin de que se abstenga de molestar o afectar a la víctima, obstaculizar la investigación y comparecer cuantas veces sea citado para la práctica de diligencias hasta la judicialización ante el Juez de Control.

                                                                                                                                                                                              –o0o—