• Luis Aldrete impartió la conferencia “De la pequeña a la gran escala”, en la Segunda Semana de Diseño
  • Para sobresalir se necesita entender las necesidades del entorno y plantear estrategias que resuelvan los problemas del contexto urbano, dijo
El arquitecto Luis Alberto Aldrete Naranjo

El arquitecto Luis Alberto Aldrete Naranjo

Carlos Hugo Hermida Rosales

Xalapa, Ver. 25/10/2016.- Luis Alberto Aldrete Naranjo, arquitecto oriundo de Guadalajara, Jalisco, aseveró que al profesional de la arquitectura no le basta con los conocimientos adquiridos durante su formación académica, pues para dar buenos resultados a la sociedad para la cual trabaja debe capacitarse constantemente.

Ello ocurrió el 19 de octubre al impartir la conferencia “De la pequeña a la gran escala”, como parte de la Segunda Semana de Diseño “Crea cultura contemporánea”, realizada por la Facultad de Arquitectura de la Universidad Veracruzana (UV), del 18 al 21 de octubre.

Durante su presentación, Aldrete habló de las diferentes tensiones y dificultades que los arquitectos enfrentan al desarrollar proyectos que van desde pequeñas escalas de 15 metros cuadrados, hasta trabajos de mayor envergadura que pueden llegar a 40 mil metros cuadrados, por dar una cifra.

El ponente sugirió a los universitarios prepararse para enfrentar ambos casos y les compartió que desde su experiencia, trabajar dentro de un proyecto pequeño significa un reto a las convicciones y líneas de investigación de quien lo realiza, mientras que un trabajo a gran escala requiere una serie de sistemas y estandarizaciones que son indispensables para llevarlo a cabo con éxito.

Comentó que hoy en día, para que un arquitecto sobresalga laboralmente necesita entender muy bien las necesidades del entorno en el cual trabaja, ya que de esta forma puede plantear estrategias que resuelvan los problemas del contexto urbano.

Añadió que aunque en ocasiones la problemática que se presenta en distintas metrópolis posee muchas coincidencias, ésta no es la misma, ya que tiene matices distintos en cada caso; cada ciudad posee configuraciones y esquemas de sistemas urbanos y de comunicación propios, y en función de ello requieren distintos métodos para solucionar sus problemas.

Enseguida, afirmó que el arquitecto de hoy requiere una formación multidisciplinaria que lo complemente y prepare para los distintos retos a las que se enfrentará en su carrera profesional; enfatizó en que las áreas económica y de desarrollo personal son campos de estudio indispensables.

A medida que las ciudades crecen presentan diversas necesidades que involucran a equipos de profesionales muy diversos para satisfacerlas, como antropólogos, sociólogos y paisajistas, lo cual conjunta disciplinas muy distintas que de alguna manera complementan las estrategias de desarrollo, puntualizó.