La autodiscriminación contribuye a la pérdida de lenguas maternas

La autodiscriminación contribuye a la pérdida de lenguas maternas

98
0
COMPARTIR
  • Coincidieron académicos de la UV y UVI, en el II Foro de Lenguas Maternas por el Mundo “Lengua, cultura e identidad”

Mesa “Lengua, traducción y migración”

Karina de la Paz Reyes Díaz

Xalapa, Ver., 20/04/2017.- Especialistas en lenguas coincidieron en que si bien el racismo, la discriminación y marginación social contribuyen a la pérdida de identidad de los grupos originarios, la autodiscriminación que experimentan los indígenas lo hace de manera sustantiva.

Rodolfo Hernández Osorio, académico de la Facultad de Antropología de la Universidad Veracruzana (UV), en su ponencia

“La identidad oculta entre los nahuas de la Huasteca veracruzana” afirmó que buena parte de los integrantes de pueblos originarios niegan su cultura, sobre todo los jóvenes.

“No sólo pasa con los nahuas, sino con todos los grupos originarios de esta región (como los totonacos, otomíes y tének), la mayoría de los jóvenes ya no quieren hablar su lengua indígena. Mientras que los señores se preocupan por la muerte de su lengua o por dejar de hablarla.”

Para Hernández, en esa identidad oculta influye la discriminación y racismo que ejerce el resto de la sociedad, pero también los propios grupos originarios e incluso habló de la autodiscriminación y de lo peligroso que ésta es.

“Para algunos ya está superado el asunto, se identifican, pero algunos ocultan su identidad. Les escuchas decir ‘mi papá y mamá hablan náhuatl, pero yo ya no lo aprendí. Bueno sí lo hablo, en ocasiones me comunico con ellos, pero ya no sé mucho’, sin embargo escuchas su español y no tiene esa coherencia gramatical para dar un discurso. Eso es una autodiscriminación que existe en el sujeto, pues oculta su identidad cultural.”

El académico planteó la necesidad de alfabetizar en lenguas originarias; la lectura y escritura en ellas para los hablantes; sensibilizar a la población en general; usar la lengua en diversos ámbitos y difundirla en los medios de comunicación. Además enfatizó la importancia de impartir experiencias educativas en todos los niveles.

Por su parte, Daisy Bernal Lorenzo, de la Universidad Veracruzana Intercultural, presentó la ponencia “El papel del zapoteco de Lozoga’ en la comunidad californiana”.

Contextualizó que Lozoga’ (El Encinal en español) es una comunidad zapoteca que pertenece al municipio de Playa Vicente, Veracruz, y cuyos fundadores migraron a finales del siglo XIX de la sierra norte de Oaxaca a esta entidad.

Desde la década de los cuarenta, con el Programa Bracero, se inició la migración hacia Estados Unidos de Norteamérica, ─sobre todo a ciudades como California─ y se intensificó en la de los setenta.

Enseguida dio pormenores de una investigación cuyos actores son cuatro niños hijos de zapotecas de California. Se trata de chicos trilingües: que dominan la lengua zapoteca, el español e inglés. Es más, uno de ellos también tiene nociones de chino mandarín, pues llevó una materia en la high school y le agradó.

Aquella comunidad zapoteca, detalló, está bien cohesionada pues sus integrantes realizan frecuentes reuniones aderezadas con la lengua, comida y música tradicional. “Intentan hacer una réplica de lo que sucede en nuestra comunidad de origen y en realidad sí hay una reproducción en cierto sentido”.

Añadió que en el caso de esos cuatro niños la lengua zapoteca sí está presente cara a cara, por teléfono y celular, para interactuar con sus padres y demás familiares.

Sin embargo, “los padres son conscientes de lo difícil que es transmitir su lengua porque tienen la presión de trabajar, ─algunos dedican hasta dos turnos para ganarse la vida─ y eso reduce el tiempo de convivencia con sus hijos, ha sido uno de los factores que más ha puesto en peligro este asunto de la no trasmisión hacia los hijos”.

Aunado a ello, el español e inglés se usan más y el zapoteco está invisible en el ámbito educativo, criticó. “Como miembro de una comunidad zapoteca, porque estuve allá y observé varios asuntos, puedo decir que la lengua zapoteca de mi pueblo sí está en riesgo de perder su lugar en el mundo de los niños, no sólo de los que están en Estados Unidos, sino también de mi pueblo”, lamentó.

Las ponencias de Rodolfo Hernández y de Daisy Bernal formaron parte de la mesa “Lengua, traducción y migración”, que se desarrolló el 7 de abril en el Auditorio “Jesús Morales Fernández” de la Unidad de Humanidades, en el marco del II Foro de Lenguas Maternas por el Mundo.

En ella también participaron Cristina Kleinert, de la Facultad de Idiomas, con “Lengua, cultura y traducción: retos del paradigma multilingüe”, y Alma Rosa Espínola, directora general adjunta del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas, con “Las lenguas originarias de México en las políticas públicas”.

La mesa estuvo moderada por el académico José Arturo Kavanagh Suárez.

Leave a Reply