La discriminación y la intolerancia definen el montaje escénico Una merienda de...

La discriminación y la intolerancia definen el montaje escénico Una merienda de negros

87
0
COMPARTIR

Distintas historias y voces confluyen para hablar del racismo, la intolerancia y la discriminación en la obra Una merienda de negros, del dramaturgo Edgar Chías, que con dirección de Boris Schoemann se presenta en la Casa del Lago Juan José Arreola.

De acuerdo con la Real Academia Española, la frase que da título al montaje se utiliza de manera despectiva para referirse a la  “confusión y desorden en una reunión en la que nadie se entiende”.

Edgar Chías la retoma para hacer una denuncia ante lo que considera una realidad violenta y saturada de supuestas verdades históricas, y por otro lado, el peso de cargar con estigmas impuestos por la sociedad.

“El dramaturgo no toma ninguna pinza para decir las cosas, las dice de manera clara, directa, con un lenguaje de la calle, muy altisonante a veces, pero que es el lenguaje que usamos en la cotidianidad para, sin darnos cuenta, discriminar”, comentó el director de escena Boris Schoemann.

Los  actores José Juan Sánchez, Pamela Almanza y Leonardo Zamudio toman las voces de Otelo, Desdémona y Yago, para construir una metáfora del manejo del poder y confrontar la anécdota del clásico shakesperiano con el contexto político mundial.

Cada uno habla de su condición al representar al moro, la mujer y el sirviente, tres roles muy establecidos a los que se ha discriminado por su color de piel, sexo y condición social.

De acuerdo con el miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte del Fonca, a lo largo de la trama también se mezclan otras historias, algunas mitológicas, que usa el dramaturgo para plantear la tesis de su obra: nada es lo que parece, por eso mezcla acontecimientos que no necesitas conocer para disfrutar la obra.

“Se vuelve una denuncia muy divertida y muy fuerte. Hay un lenguaje directo, entrón, que expresa esa majadería que es la discriminación y la intolerancia”.

Otro de los temas que se explora es el falso periodismo y la forma en que se pueden crear verdades históricas a medias o medias verdades inventadas.

“A veces nos preguntamos si estamos ante una noticia real o una noticia con tendencia marcada por el medio de comunicación. Se puede fabricar la verdad, hay muchas posibilidades de truquear la realidad”, agrega Boris Schoemann.

La intención es reflexionar sobre la responsabilidad que tenemos ante un mundo que se construye en la pantalla, en las primeras planas y en las redes sociales.

La obra cuenta con el diseño escenográfico de Auda Carazo, vestuario de Atenea Chávez, iluminación de Jesús Giles, diseño sonoro de Isaí Flores, realización de video de Ernesto Madrigal y la producción ejecutiva y asistencia de dirección de Alejandra Ramos.

Una merienda de negros se presenta hasta el 21 de mayo en la Casa del Lago Juan José Arreola ubicada en el Bosque de Chapultepec, primera sección. Funciones: Viernes a las 20 horas, sábados y domingos, a las 18 horas. Localidades: $150, general. $100 estudiantes, maestros y adultos mayores con credencial vigente.

Información: CGP

Documentos

Descarga el Kit de prensa

Multimedia

Puedes descargar el audio

Leave a Reply