Héctor Coronel

 

Por ser un tema recurrente de interés, hemos estado señalando el uso propagandístico de los estudios pseudoestadísticos y presudocientíficos que se difunden a cambio de un pago a manera de propaganda electoral, realizado por empresas que se dedican a cobrar a los candidatos o partidos políticos, considerables sumas de dinero para pretender orientar el voto de la ciudadanía en tiempos electorales.

Más aún, estas empresas se lavan las manos señalando que sus estudios “no son pronósticos” etc. El lector interesado puede consultar la editorial próxima pasada en esta liga:

¿Es posible pronosticar el resultado de una elección?

Ya hemos señalado también, que en realidad a nadie parecen interesarle los estudios serios, basados en teorías cientificas sustentadas, con los que es posible establecer pronósticos dentro de ciertos grados de precisión y confianza establecidos de antemano.

Insistiré en el hecho de que utilizando modelos de probabilidades adecuados, es posible realizar dichos pronósticos.

En un artículo que publicamos el 30 de abril de 2016, se da cuenta de que un candidato representado por la línea azul, tendría al menos el 80% de ganar la elección. En dicho estudio se omitieron los nombres por razones obvias, dejando los colores azul y rojo para que el inteligente lector utilizara su mejor juicio para interpretarlos.

Cabe señalar que dicho estudio es de los más simples que pueden hacerse con bajo un enfoque de pronóstico con probabilidades de ganar una elección y se realizó sin recibir pago por ninguno de los candidatos. A continuación puede, el lector interesado, realizar la lectura del artículo de ese entonces.

H. Coronel / Probabilidad de ganar la elección

Existen diversos tipos de análisis científicos que generalmente las empresas poco serias evitan pues, como dijimos su interés es el de hacer “marketing político” y no estudios serios.

Antes de la elección para gobernador realizada el año pasado (2016), realizamos también un estudio en el que se pronosticaba el ganador de la elección, en función del porcentaje de participación.

A continuación, puede consultarse un video del programa “Círculo Rojo” realizado el día 5 de junio de 2016, en el que se menciona dicho estudio. Finalmente el ganador resultó aquél pronosticado en función del porcentaje de participación.

 

Existen más pruebas concretas relacionadas con métodos serios. El día de la elección, el pronóstico basado en el conteo rápido realizado y diseñado por especialistas, no charlatanes, fue sumamente preciso al pronosticar la votación final. De hecho, en este caso partícular es de los pocos en los que sin darse cuenta, los ciudadanos estamos ante un pronóstico, que mostró ser acertado al cierre del conteo definitivo de la elección para Gobernador en 2016.

Más aún, hemos presentado análisis de encuestas en las que se muestran inconsistencias serias que establecen serias dudas sobre la posibilidad de que en verdad se hayan realizado o cuando menos, que quienes las procesaron presentan una carencia seria de conocimientos de aritmética elemental, como en el que puede consultares en la liga siguiente.

H. Coronel: Análisis forense de una encuesta “pseudo-estadística”

 

Y hay aún quienes tienen serias dudas sobre los pronósticos en el contexto electoral, y es entendible que así sea, pues la ciudadanía ha estado expuesta en diferentes medios masivos de comunicación, a la propaganda de “encuestas” que utilizan métodos ya poco creíbles y efectivos, y que permiten que algunos charlatanes se enriquezcan a costa del dinero del pueblo, pues es ese dinero el que reciben.

Nunca, se difunde que para hacer esta clase de estudios, se necesita una sólida formación en matemáticas, probabilidad y estadística.

Ya hemos visto el ridículo (¿pena ajena?) de muchas de estas empresas cuyas encuestas y conteos rápidos dan como ganador al candidato equivocado, pero se les (¿nos?) olvida una vez pasado el proceso electoral.

Mientras sigamos creyendo en que las “encuestas” se reducen al simple diseño de cuestionarios que son contestados por ciudadanos y cuyas respuestas son presentadas en coloridas gráficas de porcentajes, el país seguirá inmerso en una falta de credibilidad pues lo que se nos ha mostrado en cada proceso de este tipo, son simplemente números que nada significan y cuyos autores nunca dan la cara, ni se responsabilizan de nada.Así, cualquiera!

Es necesario que los órganos electorales de este país, que son órganos ciudadanos, establezcan como requisito el aval público del responsable de esta clase de estudios, con las cédulas profesionales que por ley, deben presentar para el ejercicio de esta profesión.

comentarios: editor@gobernados.com

 

Deje un comentario