La ciudadanía recibió con agrado la reducción en las multas asociadas al reglamento de tránsito, sin embargo, debe buscarse la manera de esforzarnos todos para lograr una mejor vialidad.

No obstante, todos los ciudadanos, peatones y automovilistas, somos testigos de infinidad de violaciones al reglamento de tránsito que afectan seriamente la fluidez de la circulación.

El colmo, esta fotografía enviada por uno de nuestros lectores, en la que se aprecia a un taxi levantar pasaje exactamente donde existe un letrero que lo prohibe.

Esto es sólo una muestra del nivel cultural de muchos de los habitantes de esta ciudad y de la imposibiidad de definir mecanismos para sancionar a quienes en realidad lo merecen.

¿Será posible pensar en un futuro mejor para los habitantes de esta ciudad?

Se preguntan Los Gobernados…