• Aseguró el Director de la OEA en México, en el Coloquio Nacional sobre Modelos Educativos Universitarios
  • Ofreció la ponencia “Retos y oportunidades de la educación superior en Iberoamérica”
Arturo Velázquez Jiménez, director de la OEI en México

Arturo Velázquez Jiménez, director de la OEI en México

Claudia Peralta Vázquez

 

Xalapa, Ver. 11/10/2016.- Los países integrantes de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) presentan grandes brechas de desigualdad educativa debido a la heterogeneidad existente entre las sociedades, culturas y desarrollo, aseguró Arturo Velázquez Jiménez, director y representante de este organismo en México.

El miércoles 5 de octubre, al ofrecer la conferencia “Retos y oportunidades de la educación superior en Iberoamérica”, como parte del Coloquio Nacional sobre Modelos Educativos Universitarios, convocado por la Universidad Veracruzana (UV), afirmó que pese a los avances registrados en el combate a la desigualdad, especialmente en la reducción de pobreza, existe una dinámica persistente de estos sistemas educativos desiguales, con oportunidades y logros diferenciados entre los grupos y sectores sociales.

De acuerdo a resultados que derivan de un reporte global realizado en cada uno de los 23 países miembros de la OEI, se ha propuesto revertir esta condición, explicó Velázquez ante representantes, estudiantes y académicos de 22 universidades de México, reunidos en la Unidad de Servicios Bibliotecarios y de Información (USBI) Xalapa.

Detalló la importancia del documento “Metas Educativas 2021”, aprobado en 2010, en el marco en la XX Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado de Gobierno, realizada en Mar del Plata, Argentina, cuyo objetivo principal es el diagnóstico y análisis permanente de la complejidad social educativa en la región iberoamericana.

Dicho mecanismo desglosa 11 metas educativas al 2021, entre ellas: reforzar la participación de la sociedad en la acción educativa; lograr la igualdad educativa; superar la discriminación; aumentar la oferta en educación inicial; universalizar la educación básica; mejorar la calidad de la educación y el currículo escolar; favorecer la conexión entre educación y empleo.

Asimismo, contempla ofrecer oportunidades de educación a lo largo de la vida; fortalecer la profesión docente; ampliar el espacio iberoamericano del conocimiento y fortalecer la investigación científica; incrementar proyectos y programas educativos; evaluar sistemas educativos y el proyecto Metas Educativas 2021.

Comentó que este documento es evaluado de manera continua, específicamente cada año. Justo en septiembre pasado fue presentado en el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), con el propósito de dar a conocer el seguimiento de las metas antes citadas y particularidades de cada país.

Respecto a la desigualdad educativa presente en Iberoamérica, la Agenda de Educación al 2030, formulada en 2015 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), propone contribuir a revertir esta problemática.

Asimismo, las “Metas Educativas 2021” se encuentran vigentes, lo único cambiante son las estrategias que cada país establece para concretarlas.

“Creemos que esto puede ser referente para los trabajos de las universidades a nivel de sus propios planes de desarrollo institucional o regionales.”

Entre los retos educativos que se plantean, destaca la necesidad de ampliar y fortalecer la oferta de educación técnico profesional, así como proveer una acción de cooperación regional integral tanto en contenidos como en actores en materia de educación superior.

Finalmente, dio a conocer que en la XXV Cumbre Iberoamericana “Juventud, Emprendimiento y Educación”, a celebrarse los días 28 y 29 de octubre en Cartagena, Colombia, se dará seguimiento a algunos acuerdos temáticos establecidos en la edición anterior realizada en 2014, en la ciudad de Veracruz.

Entre ellos: espacio cultural iberoamericano, espacio iberoamericano de cohesión social, proyecto Paulo Freire de movilidad académica para estudiantes de programas universitarios de formación y profesorado; plan de alfabetización, proyectos para fortalecer la educación temprana, así como proyectos enfocados a la promoción de la salud, perspectiva de género, y otros.

Los 23 países miembros de la Organización de Estados Iberoamericanos, son: Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Guinea Ecuatorial, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, Uruguay, Venezuela y Andorra.