• Académicos, investigadores, estudiantes y sociedad civil dieron a conocer productos orgánicos y mostraron proyectos que llevan a cabo en comunidades
  • Participaron en la Expo Sustenta 2016
La alimentación sana fue uno de los principales ejes de la Expo Sustenta

La alimentación sana fue uno de los principales ejes de la Expo Sustenta

Carlos Hugo Hermida Rosales

Xalapa, Ver. 10/10/2016.- La Universidad Veracruzana (UV) realizó en septiembre la Expo Sustenta 2016 “Creamos, compartimos, construimos” en sus cinco regiones, con el fin de estimular el trabajo multidisciplinario e interinstitucional emprendido por alumnos, académicos y directivos comprometidos con la sustentabilidad.

En el caso de Xalapa la actividad se desarrolló el martes 20, en la Unidad de Servicios Bibliotecarios y de Información (USBI), y brindó a investigadores, activistas y productores locales la oportunidad de exponer los proyectos que realizan en diversas localidades, además de mostrar los productos que fabrican y comercializan para reactivar la economía local.

Expositor que promociona plásticos biodegradables

Expositor que promociona plásticos biodegradables

Ariadna Tercero Pérez, miembro de la Red de Agricultura Urbana y Periurbana de Xalapa, repartió entre el público asistente hortalizas aptas para ser sembradas en espacios pequeños, con el objetivo de fomentar la siembra urbana.

Aseguró que en las ciudades se ha perdido mucha oportunidad de plantar, ya que se considera que no se cuenta con áreas verdes, pero mencionó que para fabricar un huerto casero no se necesitan grandes espacios sino simplemente optimizar los existentes y sacarles el máximo provecho.

La Expo Sustenta 2016 convocó a productores locales

La Expo Sustenta 2016 convocó a productores locales

Agregó que al llevar a cabo la siembra de hortalizas en casa, se hace un aporte al entorno por medio de la limpieza del aire, además de que se contribuye a tener una alimentación sana y familiar.

En el espacio del Centro Comunitario de Tradiciones, Oficios y Saberes de Chiltoyac, Isabel Castillo Cervantes, investigadora del Centro de Eco-Alfabetización y Diálogo de Saberes (EcoDiálogo), explicó que el proyecto que esta institución realiza en la localidad desde hace tres años consiste en un trabajo de investigación, vinculación y docencia desde una perspectiva del diálogo de saberes.

El público se interesó en las actividades sustentables

El público se interesó en las actividades sustentables

El propósito es restaurar el sentido de comunidad y cohesión colectiva, además de generar alternativas viables en el campo de la sostenibilidad, así como procesos de participación comunitaria que resulten beneficiosos para los intereses de la población.

Entre los trabajos concretados se encuentra la recuperación de cultivos tradicionales, así como la implementación de eco-tecnologías en la fabricación de estufas de lodo y arena ahorradoras de leña (Lorena) y baños secos.

Trinidad Ortiz Ortiz, habitante de Chiltoyac, compartió que es de gran ayuda que la UV recupere los saberes de la comunidad y les apoye en la elaboración de productos como alfarería en barro, tinturas, pomadas, chocolates e incluso jabones.

Entre los productos destacaron jaleas y mermeladas sin azúcar

Entre los productos destacaron jaleas y mermeladas sin azúcar

Aseveró que es muy significativo no dejar perder conocimientos tradicionales como la herbolaria, ya que ésta es una buena alternativa a la medicina comercial, al tener pocos efectos secundarios y poseer un costo menor.

Blanca Estela Pérez Salazar, estudiante de la Maestría en Gestión Ambiental para la Sustentabilidad de la UV, mostró los trabajos que realiza dentro de su proyecto de tesis titulado “Desarrollo de capacidades locales para la conservación en el ejido Agua de los Pescados, Perote, Veracruz”.

Comentó que como parte de las actividades realizadas se han impartido cursos sobre la importancia de los recursos naturales locales, así como talleres de capacitación para preservarlos; también se transformó un terreno abandonado en un huerto comunitario, en el que se cosechan hortalizas orgánicas.

La estudiante resaltó que pese a tener la limitante de falta de recursos económicos, la iniciativa de la comunidad es grande, y eso ha permitido sacar adelante los trabajos.

Mirna Peña, residente del ejido Agua de los Pescados, declaró que es muy satisfactorio que la UV volteé a verlos y les asesore para producir sus alimentos, por medio de personal calificado en el ramo.

Relató que pese a que el huerto comunitario comenzó como un proyecto de autoconsumo para los pobladores locales, ahora presenta excedentes, por lo cual aspiran a instaurar una microempresa que les ayude a distribuir esos productos.