• Es la única en AL con una coordinación de observatorios
  • En el VII Foro Nacional para la Seguridad Alimentaria y Nutricional se presentaron trabajos realizados por organismos adscritos a esta casa de estudio
Panel “El clima está cambiando, la alimentación y la agricultura también”

Panel “El clima está cambiando, la alimentación y la agricultura también”

David Sandoval Rodríguez

Xalapa, Ver. 26/10/2016.- La Universidad Veracruzana (UV) tiene un compromiso ético con la sociedad y como parte del mismo debe dar a conocer los resultados del trabajo que realizan los distintos observatorios que operan en la actualidad, concluyeron los ponentes del panel “El clima está cambiando, la alimentación y la agricultura también” del VII Foro Nacional para la Seguridad Alimentaria y Nutricional, celebrado los días 13 y 14 de octubre.

En este evento se presentaron los avances y resultados de investigaciones generadas en dichas entidades, concentradas dentro de la Coordinación Universitaria de Observatorios (CUO) y tendientes a atender las problemáticas de la seguridad alimentaria y nutricional presentadas a lo largo del foro, convocado por la Facultad de Nutrición y la Maestría en Seguridad Alimentaria y Nutricional de esta casa de estudio.

José Othón Flores Consejo, titular de la CUO, expresó que la participación de los observatorios significa “esta nueva manera de hacer ciencia; estamos mirando los fenómenos pero además estamos aportando evidencia a través de herramientas que permiten medir lo que miramos”.

Recalcó que la UV es la única institución de educación superior en el país y en Latinoamérica que posee una Coordinación de Observatorios, cuya finalidad es poner a disposición de su comunidad y de la ciudadanía en general la información generada.

Anunció también que se ha firmado un convenio de colaboración con el Gobierno del Estado y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía mediante el cual, a partir de 2017, la UV será la primera universidad del país que tendrá el control del Centro de Información Estadística y Geográfica de Veracruz.

“El dato oficial de Veracruz en materia de estadística y geografía lo va a tener la Universidad Veracruzana y los datos de los observatorios universitarios tendrán un lugar en estos datos oficiales.”

Al concluir su participación, Flores Consejo se dirigió a los alumnos recalcando: “Espero sinceramente que hayamos podido dejar en ustedes, en primer lugar, la inquietud de hacer ciencia, porque el trabajo de los científicos, cuando es sistemático y ofrece datos, se ha puesto a disposición pública”.

Los resultados

En representación del Observatorio Universitario de Conductas Alimentarias de Riesgo (FARO), la académica Teresa de Jesús Rosas Sastré planteó que la seguridad alimentaria y nutricional en México experimenta una situación crítica, muy compleja, y nos debe llevar a pensar en políticas de estado, políticas públicas que sean congruentes con las necesidades derivadas de esta problemática.

“Nos parece que también es un asunto de la conciencia y la participación de todos, debemos concienciar a la sociedad en su conjunto y tiene que ver con el cuidado y la protección del ambiente, hasta con el consumo consciente, prudente, de los alimentos.”

Recordó que diversos estudios epidemiológicos demuestran el potencial de riesgo para generar enfermedades de algunos alimentos que se consumen cotidianamente en México y en el mundo.

“Tenemos mucho que hacer, no es un asunto de programas, es un asunto de todos; en ese sentido, debemos de tener posicionamiento, un compromiso muy fuerte que nos lleve a estrategias de acción, pero sobre todo a resultados”, afirmó.

Por ello reconoció el trabajo de los observatorios universitarios que están tomando posición, promoviendo y difundiendo hacia la sociedad lo grave del problema.

Cinco mil 841 personas han participado desde 2009 hasta la fecha en los estudios efectuados y uno de los resultados preocupantes es que en Veracruz, la obesidad infantil es mayor que en el promedio nacional.

El cambio climático afectará a los grupos vulnerables y generará otros, manifestó Lol Ki Itzel López Galindo, coordinadora del Observatorio en Seguridad Alimentaria y Nutricional, al presentar los resultados de 2015.

Detalló que en Veracruz ha disminuido la producción de leche, arroz y frijol, y no ha aumentado la producción de carne, huevo y maíz; en consecuencia, dijo, “si no hay un aumento estamos caminando a pasos agigantados hacia la inseguridad alimentaria, es necesario que se tomen acciones para llevar a cabo un incremento en la producción”.

En cuanto a la accesibilidad de alimentos, los beneficiarios del programa 70 y Más han aumentado de 2010 a 2015 poco más del doble; no obstante, el programa Oportunidades, que operaba en 2010, comparado con Prospera, vigente en 2015, registra una disminución considerable en el número de beneficiarios en cada municipio del estado.

La cantidad de niños de cero a cuatro años de edad con desnutrición ha aumentado y aclaró que los datos provienen del sector salud, por ello cabría ponderar si han incrementado los casos o han incrementado los registros en este lapso.

Cada año es más difícil obtener datos de las dependencias gubernamentales, subrayó, tanto a nivel federal como estatal, ya que la información no ha sido actualizada o no está disponible.

Los municipios que reciben la mayor cantidad de beneficiarios del programa Prospera no son aquellos que cuentan con el mayor índice de desnutrición infantil, aclaró, “la ayuda no está siendo focalizada con este criterio”.

En su participación, María de Lourdes Becerra Zavala, responsable del Observatorio de Políticas Culturales (OPC), destacó “la gran oportunidad de tejer nodos y redes de vinculación entre los observatorios”.

Mencionó las afinidades entre los observatorios, resultado de la primera reunión de su tipo, efectuada en 2015: “Todos los observatorios coincidimos en que hay problemáticas que requieren ser monitoreadas, así como su pertinencia social; todos coincidimos en que la construcción de los indicadores permiten establecer relaciones entre ellos, pero la base es que compartimos un posicionamiento ético común, todos partimos de un compromiso social como universitarios y la actividad que estamos realizando es pertinente, y no sólo eso, tenemos un compromiso ético con la actividad académica que realizamos, siendo la guía de cada una de sus respectivas acciones”.

Desde el OPC, la temática del foro se inscribe en el concepto de patrimonio natural, que implica las formas de percibir, las prácticas y las acciones humanas y su relación con el ambiente.

El observatorio ha registrado los proyectos y acciones de vinculación de los integrantes de la Facultad de Antropología –su entidad de adscripción–, entre los que destacan trabajos realizados en cuanto a la difusión y concienciación sobre los ríos y presas, particularmente en Jalcomulco, manuales de técnicas de cultivo en Tlalnelhuayocan y la gestión del agua en la cuenca del río Pixquiac.

La académica puntualizó: “Como observatorios universitarios tenemos la información y la compartimos; para ello es necesario la comprensión de los propósitos y metodologías que le dan sentido a los indicadores construidos, en esa medida podemos empezar a identificar cuáles son las problemáticas que tenemos en común”.

Retomando la temática del río Pixquiac, María del Socorro Menchaca Dávila, responsable del Observatorio del Agua para el Estado de Veracruz OABCC (Agua, Bosques, Cuencas y Costas), habló sobre la problemática del agua que se ha demostrado con las investigaciones realizadas desde hace ocho años.

El riesgo por contaminación de la misma en la microcuenca del río Pixquiac es ejemplo del problema mundial que representa la reducción de disponibilidad de agua dulce, tendencia que ha sido planteada por expertos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

“En el observatorio estamos desarrollando un modelo que nos permita identificar el riesgo por contaminación del agua que establece condiciones de vulnerabilidad para la población, como son el riego de cultivos, la preparación de alimentos y el consumo de agua”, comentó.

La microcuenca provee el recurso a nueve mil 653 habitantes en 65 localidades y abastece parcialmente a Xalapa, detalló.

Los resultados de analizar el agua arrojan que “está contaminada por químicos, fenoles y detergentes arriba del parámetro establecido por la Organización Mundial de la Salud, metales pesados como cadmio, plomo y arsénico, al igual que microbiológicos como coliformes fecales”.

Actualmente se trabaja en la formación de recursos humanos para poder analizar la correlación del consumo humano y sus posibles daños.

Por su parte, Flor de María Mendoza Muñiz, representante del Observatorio Veracruzano de Medios, expuso el análisis de la información medioambiental en seis periódicos de Veracruz, de 2012 a 2014.

Precisó que los temas con mayor presencia son el agua, los desastres y los fenómenos meteorológicos, seguidos por el manejo de la basura y desechos; además, los sujetos entrevistados y referenciados en las notas son alcaldes, representantes institucionales, políticos y en escasas ocasiones son investigadores de la UV. “De más de mil 500 notas registradas en estos años, menos de 100 corresponden a investigadores de la UV”, informó.

En el mismo sentido, el 78.73 por ciento de las notas aparecen en interiores en 2014, “es mínima la cantidad de notas de temas ambientales que aparecen en la portada de los diarios”, apuntó.

Con estos resultados es posible aseverar que “para la prensa en el estado de Veracruz, la información que se emite sobre temas ambientales no es relevante”.

Acentuó además que la ciudadanía está ausente de los periódicos, únicamente apareciendo en notas de denuncia de colonos.

Al participar en la plenaria, Francisco Córdoba Montiel, responsable del Observatorio Sismológico y Vulcanológico, recordó al auditorio que el Centro de Ciencias de la Tierra de la UV opera la Red Sísmica de Veracruz, enlazada con el sistema del Servicio Sismológico Nacional.

Hoy en día seis estaciones monitorean volcanes como el Pico de Orizaba y el de San Martín en Los Tuxtlas y emiten información en tiempo real.

Una de las problemáticas que enlaza dicha red con la seguridad alimentaria y nutricional es el hecho de que muchos campesinos habitan y cultivan en las laderas de volcanes, por ello se hace necesario atender dicha vertiente de investigación, ya que una eventualidad, como pudiera ser un sismo de una magnitud importante, generará daños que repercuten en su forma de vida pero también en la producción agrícola.

“Queremos hacer los estudios sociales que sean necesarios para conocer más, eso nos permitirá establecer otro tipo de indicadores y tratar de involucrarnos en la generación de las medidas preventivas”, aseveró.

Al finalizar las exposiciones, académicos asistentes de la UV enfatizaron la necesidad de gestar una política institucional de comunicación que exponga de manera clara y accesible tanto los resultados de las investigaciones como las principales líneas temáticas que conforman la actividad académica de la institución.