Lunes, septiembre 25, 2017
Inicio Columnistas Alfredo Bielma Villanueva ¡Volveré! Duarte de Ochoa.

¡Volveré! Duarte de Ochoa.

0
8

Obviamente, el indecoroso regreso de Javier Duarte de Ochoa a México nada tiene de heroico, y ni remotamente su retorno a estas tierras implica su redención, sino todo lo contrario. Una de las últimas expresiones del exgobernador veracruzano ante las cámaras televisoras explicaba que pedía licencia al cargo para hacer frente a las acusaciones de corrupción formuladas por el ahora gobernador Yunes Linares. Aquella fue premeditada estratagema, pues pronto emprendió la gran huida para andar a salto de mata en compañía de su esposa durante cinco meses hasta que finalmente fue capturado en Guatemala, desde donde emprenderá el viaje de retorno al lugar en que cometió sus tropelías.

Duarte de Ochoa protagoniza una repatriación propia de las tragedias de Sófocles y Esquilo, o del insigne Shakespeare; ese símil cabe para este político bisoño, cuya desventura y la de Veracruz inicia cuando pasa de verde a podrido debido al abrupto tránsito de modesto auxiliar a gobernador, sin mediar la necesaria toma de experiencia requerida para un desempeño exitoso. Esa metamorfosis le propició fortuna, éxito personal, que ahora Némesis le cobra recordándole su condición de simple mortal. Sus largas noches y calurosos días, primero en la huida y luego en el claustro guatemalteco, le generan sin duda enormes pesadillas de inevitable crudeza que al mejor plantado le afectan el ánimo; no es difícil ejercitar una introspección en una mente aturdida por la pérdida de la familia, de “amigos”, de honra. En esas circunstancias ¿puede haber risa “burlona”? No, esa risa no puede ser de burla, es mueca de inevitable patetismo.

Se presume que el ahora recluso, Duarte de Ochoa, acumuló cientos de millones de pesos provenientes del erario puesto a su disposición por el pueblo veracruzano, parte lo destinará a pagar su defensa jurídica, lo cual configura una forma legítima de redistribuir la riqueza; otra fracción de esa fortuna quizá le quede a su esposa, sobre quien también pesa la condena pública y la justicia podría señalarle cargos delictivos. Pero es querencia de la población veracruzana que, sino todo, la mayor parte del dinero birlado se recupere e invierta en beneficios públicos largamente relegados por dos sexenios de incontinencia verbal, de lúdica fruición de poder y de voracidad incontenible.

Son varias las carpetas de investigación a que harán frente los abogados de Duarte mientras éste rumia su destino en la soledad de su celda, y acaso hasta allí escuche los merecidos improperios de quienes están agraviados por su irresponsabilidad sin límites: Túnel sumergido, Torre Pediátrica, Seguro Popular (Finamed, Centro de Mezclas, medicinas adulteradas, robo de equipo médico, etc.), hospitales inconclusos, sector agropecuario en ruinas, deuda pública, inseguridad pública desbordada, daño moral, daño ecológico; en cada una de esas carpetas cabe toda una manada de cómplices cuya captura rebasaría la ya colmada capacidad de los reclusorios veracruzanos.

Las perspectivas de Duarte de Ochoa no parecen halagüeñas, si se toma como antecedente que hace cinco años la Procuraduría General de la República capturó a Andrés Granier, cuyo comportamiento como gobernador de Tabasco pareciera haber sido el patrón de conducta seguido por el veracruzano, pero esa es hipótesis cuestionable porque el de acá es hechura de un maestro en esas malas artes, de donde deriva su deformación como actor político. Granier purgará condena por delitos de orden federal y, veinte años después, le tocará cumplir las del fuero común en cárcel tabasqueña. Tal es el formato de juicio que espera a Javier Duarte de Ochoa y cómplices que lo acompañaron en el latrocinio a Veracruz.

La semana que va a iniciar será el show de Duarte de Ochoa, pues se ha ganado a pulso el convertirse en emblema de la corrupción en México. Sería cómico imaginarlo como el regreso del hijo pródigo, cuando media la tragedia de un Veracruz sumido en la pobreza y el terror.

alfredobielmav@nullhotmail.com

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com