• Jussué Nazul Rodríguez Cupul obtuvo Mención Honorífica
  • en el XXXII Premio Nacional a la Composición Arquitectónica “Alberto J. Pani” 2016
  • Es la primera vez que un alumno de esta Facultad es reconocido dentro de esta justa
  • Compitió con 53 estudiantes de igual número de universidades del país
Jussué Nazul Rodríguez Cupul, estudiante de la Facultad de Arquitectura, recibió Mención Honorífica en concurso de la UNAM

Jussué Nazul Rodríguez Cupul, estudiante de la Facultad de Arquitectura, recibió Mención Honorífica en concurso de la UNAM

Claudia Peralta Vázquez

Xalapa, Ver. 30/10/2016.- Jussué Nazul Rodríguez Cupul, estudiante del noveno semestre de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Veracruzana (UV), recibió Mención Honorífica dentro del XXXII Premio Nacional a la Composición Arquitectónica “Alberto J. Pani” 2016, organizado por la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Se trata de un concurso nacional celebrado entre alumnos representantes de escuelas y facultades de la República Mexicana, seleccionados como los mejores en la práctica de la composición arquitectónica, de acuerdo al dictamen de un jurado calificador integrado por catedráticos de reconocidas instituciones de educación superior.

El joven, originario del estado de Quintana Roo, representó a la UV en esta justa, en la que participaron un total de 53 estudiantes de igual número de universidades afiliadas a la Asociación de Instituciones de Enseñanza de la Arquitectura de la República Mexicana, A.C. (Asinea).

Entrevistado sobre este importante logro, agradeció a la Veracruzana la oportunidad de competir y el interés por ofrecer a los alumnos diferentes herramientas como talleres y coordinarse con otras áreas de la creación.

Jussué Nazul comentó que durante tres días los competidores trabajaron dentro de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, en un proyecto desconocido para ellos hasta el día del concurso, el cual consistió en incorporar un pabellón itinerante de salud en una zona marginada de la Ciudad de México.

“La intención era encontrar diferentes ideas y soluciones al problema.”

Por lo tanto, el jurado calificador tomó en cuenta aptitudes y habilidades sobre cómo el estudiante genera distintos procesos de creación, el trabajo que realiza bajo la geometría, el desarrollo de soluciones arquitectónicas y cómo las respalda.

Al final de este proceso, expertos de la UNAM, de la Universidad La Salle y de la Academia Nacional de Arquitectura, seleccionaron cinco finalistas, entre ellos a Jussué Nazul y otros alumnos de la Universidad de Guadalajara, Universidad Gestalt de Xalapa, Universidad Iberoamericana de México e Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).

La segunda etapa se llevó a cabo en las instalaciones de la Universidad La Salle de la Ciudad de México, donde trabajaron durante tres semanas, a partir del 3 de octubre, en la elaboración de un proyecto sobre una Escuela Experimental de Ciencias de la Salud con Vinculación Social.

Al final de la competencia, donde se evaluó la capacidad de los participantes, el alumno representante del ITESM fue seleccionado como el mejor, seguido de la Universidad Veracruzana y la Universidad Iberoamericana, a quienes les otorgaron Mención Honorífica y una medalla conmemorativa del concurso.

El veredicto final lo dieron a conocer el viernes 21 de octubre, después de que los estudiantes presentaron una exposición y láminas del proyecto ante el jurado calificador.

Para Jussué Nazul, quien retomó temas como el dibujo durante la creación arquitectónica, representó una grata experiencia observar cómo trabajan diferentes universidades y alumnos.

“Mi actuación fue bajo esquemas de dibujo a partir de la mente, algo que agradezco mucho a la UV porque es fruto de sus diversos talleres y coordinación con otras áreas de la creación.”

Proyecto realizado por Jussué Nazul Rodríguez Cupul Proyecto realizado por Jussué Nazul Rodríguez

Proyecto realizado por Jussué Nazul Rodríguez Cupul

Cabe resaltar que su participación en este concurso nacional derivó de otra selección realizada al interior de la Facultad de Arquitectura de la UV.

Sin embargo, afirmó que durante la competencia sí hubo una buena concentración, así como momentos reflexivos y de preguntas internas sobre el qué y cómo hacerlo.

Al expresar su orgullo porque es la primera vez que un estudiante de la UV destaca con una mención honorífica, manifestó que también es un aliciente para la propia Facultad.

“Como alumno nunca puedes repetir o acudir al mismo evento, por ello el reto de las universidades es fomentar la participación de sus alumnos.”

Resaltó que desde su infancia mostró habilidades para el dibujo y gusto por la arquitectura. “Siempre me interesaron mucho las artes gráficas y musicales, cuando llegó el momento de elegir una carrera no tuve ninguna duda en inclinarme por la Arquitectura.

”Mi interés cada semestre es generar los mejores resultados, aprender a hacer una buena arquitectura y cuestionarme, considero que un estudiante debe ser crítico y autocrítico.”

Entre los retos de la arquitectura contemporánea, consideró que es llevar a la realidad lo que uno se imagina, ya que esta ciencia –conjunto de la aplicación de muchas disciplinas– no se explica mejor que en la obra.

“Por eso es importante concentrarse y realizar esfuerzos para que las ideas que uno imagina lleguen a culminar en la obra.”

Otro gran reto, opinó, es la capacitación en temas de filosofía, cultura, literatura, matemáticas y geometría, “ya que el arquitecto nunca termina de analizar diferentes aspectos de la creación”.