/cms/uploads/image/file/220442/MURALES__2_.JPG

Actualmente, se puede apreciar el estilo impresionista de Diego Rivera, en diversos puntos de las instalaciones de la dependencia donde se desplazan varios desnudos femeninos que remiten al goce eminentemente sensorial, físico y táctil, de cuerpos plenos de salud.

Por ejemplo, la alargada figura alegórica con la que representó el aire, con sus miembros superiores abiertos en arco simboliza, particularmente, la protección a la totalidad de los mortales que hoy cubre la totalidad de la sala de juntas, llamada sala Bernardo Sepúlveda.

/cms/uploads/image/file/220444/MURALES__4_.JPG

Atravesando el patio, está el Auditorio “Miguel E. Bustamante”, en cuyo estrecho corredor Diego Rivera pintó dos pequeños paños. En cada uno de ellos aparecen un par de manos en actitud de detener las infecciones provocadas por diversas enfermedades, amparadas por sendos letreros que orientan hacia la salud por medio de la higiene, la profilaxis, la educación y la salubridad, enmarcada con la palabra “microbiología” refiriéndose a que esta ciencia es la que hace posible descubrir y estudiar los microorganismos que dañan la salud.

Y en las escaleras, resaltan el fuego, el agua, el aire y la tierra, vertidos en sendos vitrales que transmiten el movimiento y la transformación del hombre sobre esos elementos y que se pueden observar desde el exterior del edificio sede.

/cms/uploads/image/file/220443/MURALES__1_.JPG

Fuente:

  • Archivo Histórico de la Secretaría de Salud
  • Retomado del libro: Secretaría de Salud. Secretaría del Departamento de Salubridad Pública. Arquitecto Luis Ortiz Macedo (Edición Secretaría de Salud. 1991, México, D.F.)

Síguenos en Twitter: @SSalud_mx  y @JoseNarroR 

Facebook: facebook.com/SecretariadeSaludMX y  facebook.com/Jose-Narro-Robles